APLICACIÓN ELÉCTRICA

La radiación de energía térmica que proviene de los sistemas eléctricos se detecta de manera simple con la tecnología ICI. La relación corriente-resistencia o ley de Ohm, afecta el comportamiento de los sistemas eléctricos y esto se manifiesta como incrementos de energía térmica.

El paso del tiempo, vibración, fatiga de materiales, condiciones ambientales, mal diseño y mano de obra, son algunos de los factores que causan aumento en la resistencia eléctrica (R), y esto provoca un aumento en la energía térmica en el punto de contacto.

El aumento de carga, cargas fluctuantes, mal balance de carga, calibres no adecuados, entre otras, provocan un aumento de energía térmica a lo largo del conductor o fase.

El aumento de energía térmica en sistemas eléctricos pone en riesgo el circuito y trae como resultado fallas, cortes de energía, incendios o explosiones, afectando directamente el patrimonio de la persona, de la empresa y la integridad física del personal.

La termografía infrarroja permite la detección oportuna de este aumento de energía térmica en sistemas eléctricos. De manera eficaz y rápida se pueden identificar estos problemas permitiendo así su corrección, reducir costos de mantenimiento y minimizando el riesgo que puede representar en materia de seguridad.

La termografía se puede aplicar en conexiones, terminales, cuchillas, transformadores, interruptores, banco de capacitores, CCMs, Tableros de control, Drives, y equipo de baja, mediana y alta tensión.

APLICACIÓN MECÁNICA

La radiación de energía térmica que proviene de los sistemas mecánicos, representa un riesgo para la integridad del equipo, reducción de la vida útil y costos muy altos para la empresa. Este aumento de energía térmica en sistemas mecánicos se debe a estrés en el material, rozamiento, fricción, mala alineación, mala lubricación y desgaste natural del equipo.

La termografía infrarroja es un método instantáneo y eficaz para identificar equipos con estas anomalías. Una de las ventajas de la termografía, es que, durante la inspección, no es necesario detener ningún proceso o desconectar equipo alguno. Las ventajas que brinda son la detección temprana de anomalías, reducir probabilidad de paro no programado, ahorrarle vida útil al equipo, reducir costos de producción, reducir costos por mermas y evitar costos en reparaciones o en reemplazo de equipo nuevo.

La termografía se puede aplicar en baleros, chumaceras, flechas, coples, motores, bombas, válvulas, sistemas hidráulicos, entre otros.

APLICACIÓN TÉRMICA

La radiación de energía térmica que proviene de la superficie de los objetos permite determinar la fuga o perdida de energía térmica vital para algunos procesos industriales. Esta fuga o perdida de energía térmica, se traduce a un mayor o desmedido consumo de diferentes tipos de energéticos, ya sea eléctrico, gas, diésel o cualquier otro.

¿El resultado? Pérdidas millonarias de dinero al año.

Hornos, calderas, chimeneas, tubería, edificios y otros sistemas, requieren de un aislamiento adecuado y uniforme, para conservar la energía térmica y así poder mantener la calidad del producto que contiene. La pérdida de energía térmica debido al aislante mal aplicado, carcomido o quebrado trae como consecuencia, mala calidad en el producto o proceso, perdida de dinero, aumento en costos por consumo del energético.

La termografía infrarroja puede identificar de manera eficaz e inmediata las zonas de radiación térmica anormales en la superficie de equipo térmico. Un asesor especialista certificado, la cámara de termografía ICI y el software de análisis ICI estándar, permiten conocer la zona de radiación anormal y calcular la perdida de energía en Joules, Btu, o Calorías. Brindando al cliente el costo aproximado de su perdida y las herramientas de análisis necesarias para tomar la decisión acertada.